Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Adelanta el reloj, pero no te quedes dormido

Por Redacción The LatinOH

Se acerca el horario de verano, y muchos esperan los días más largos y cálidos que acompañan a este cambio de horario. Aún así, perder una hora de sueño puede hacer que se sienta mal. Una experta del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth) comparte por qué es importante preparar nuestros cuerpos para el cambio de hora.

«El horario de verano es realmente difícil para nuestro reloj interno», dijo Kristin Eckel-Mahan, profesora asistente en el Centro de Enfermedades Metabólicas y Degenerativas de la Facultad de Medicina McGovern de UTHealth.

«Nuestros cuerpos funcionan con nuestro ritmo circadiano, que funciona en sincronía con el ciclo exterior de luz y oscuridad. Entonces, cuando adelantamos nuestro reloj una hora, realmente puede afectar la forma en que reaccionan nuestros cuerpos».

Aunque es solo una hora, Eckel-Mahan dice que es difícil para nuestro reloj interno o circadiano realizar el cambio repentino. El ritmo circadiano es el ciclo de 24 horas que forma parte del reloj interno del cuerpo, y una parte fundamental del ritmo circadiano es nuestro ciclo de sueño-vigilia. El ciclo de sueño-vigilia es nuestro patrón diario que determina cuándo es el momento de dormir y cuándo es el momento de estar despierto.

Para prepararse para el próximo cambio de hora, Eckel-Mahan recomienda comenzar a ajustar gradualmente su rutina de sueño antes del horario de verano. “Si comienzas a ajustar tu ciclo de sueño-vigilia realmente puedes relajarte en el cambio de hora. Hacer esto puede ser muy útil para ajustar su reloj interno”, dijo Eckel-Mahan.

La luz juega un papel importante en el ajuste de nuestros ciclos de sueño y vigilia. Según Eckel-Mahan, atenuar las luces antes para adaptarse al próximo cambio de hora y exponerse a una luz más brillante por la mañana puede ser una forma muy eficaz de cambiar su ritmo circadiano para mantener un buen descanso nocturno.

Además de ajustar su horario de sueño, Eckel-Mahan sugiere cambiar la hora a la que come. “Si bien la luz es el impulsor principal de nuestro reloj cerebral, la comida es un impulsor muy fuerte de varios órganos periféricos. Si está comiendo tarde por la noche, incluso con poca luz, enviará una señal diferente a sus órganos como su hígado o sus músculos. Por lo tanto, sugeriría cortar la comida un poco antes y sincronizarla con los ajustes que realiza en su sueño, porque eso es algo que realmente afectará su reloj interno”, dijo.

El sueño juega un papel importante en los procesos cognitivos y biológicos, como restaurar la energía del cuerpo y eliminar los productos de desecho de las células cerebrales. “El sueño es increíblemente importante para su salud y tan importante como comer sano y hacer ejercicio”, dijo Eckel-Mahan.

«Las investigaciones muestran que dormir mal puede aumentar el riesgo de aumento de peso no saludable, enfermedades cardíacas y diabetes». Practicar estos cambios con toda la familia puede ser beneficioso para los niños e incluso para las mascotas. Hacer estos ajustes para mejorar sus hábitos de sueño antes del cambio de hora puede ayudarlo a prepararse para el horario de verano. Y cuando se despierte el 14 de marzo, estará listo para saltar hacia adelante.

A %d blogueros les gusta esto: