Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Cómo identificar buenas oportunidades

Por nuestro invitado Juan Santiago

¿Te han llegado oportunidades que no sabes si tomar o dejar?

Digamos que estás entre quedarte en tu empleo o aprovechar la oportunidad de colaborar en un negocio nuevo.

¿Cómo sabes si te conviene o no?

Indecisiones, indecisiones…

Sea el cambiar de trabajo o salir con la chica que te escribió por Facebook, siempre estamos rodeados de oportunidades. Algunas buenas y otras no tan buenas.

Por ejemplo, en una ocasión me ofrecieron ser parte de una emisora de radio en Nueva York. La oportunidad sonaba bonita pero era una emisora que requería que cambiara mi personalidad por completo – cosa que no es negociable. Así que la dejé pasar y resultó que era un esquema de robar dinero. Como quiera terminé en una emisora que sí me permitía ser yo.

Así que la clave es saber que oportunidades tomar y cuáles dejar pasar. Y sí, sé que puede ser un freaking dolor de cabeza, pero si no eres prudente podrías caer en algo peor o perderte de una buena oportunidad.

Usa las siguientes preguntas como guía para que identifiques las oportunidades correctas de las incorrectas:

¿Para dónde vas?

Vivimos en un mundo lleno de gente que no sabe qué quieren o en qué tipo de persona se quieren convertir. Por ende, nunca ven las señales que los llevarían hacia su progreso. 

Siéntate, prepárate un café (o un vinito), y analiza cómo quieres que sea tu vida de aquí a un par de meses o en unos cuantos años. Escoge metas reales que no incluyan pegarte en la lotería o casarte conmigo (mi hija no lo permitirá). Anota tus metas económicas, espirituales y profesionales. ¿Cómo te quieres ver?¿Qué tan lejos quieres llegar en tu vocación?¿A dónde te encantaría viajar?¿Cuánto dinero requieres para vivir como deseas?

¿Te acerca o te aleja?

Digamos que tu meta es ser vicepresidente, pero la política de la empresa para la que trabajas no te permite llegar a ese nivel. ¿Qué harías si encuentras la oportunidad de trabajar en otra compañía que si te permitiría lograr esa meta? La única condición es que debes comenzar en un puesto inferior al que tienes.

¿Lo aprovecharías?

Analiza si esta oportunidad te acerca o te aleja al resultado que quieres. Claro, tendrás que empezar desde abajo (y posiblemente con un salario menor), pero aquí sí puedes alcanzar tu objetivo. Estudia las alternativas. Escucha tu corazón y haz lo que sabes es lo correcto para ti.

¿Cuál sería el costo?

¿Qué te costaría no tomar la oportunidad que te ofrecieron? Si es algo que dejarías con facilidad, déjalo. Ahora, si significa que te costará el seguir en la misma situación que te tiene con un pie en la oficina del psiquiatra, considera qué dolería más: tomarlo o dejarlo ir.

También estudia el costo de escoger dicha oportunidad. Como mencioné en el ejemplo anterior, el cambio puede requerir comenzar en una posición menor, un salario más bajo o más trabajo al que estas acostumbrado. Quizás no tendrás tanto tiempo libre como antes. Pero si después de todo eso entiendes que la recompensa vale la pena, hazlo con todo lo que tengas. Sólo está consciente de los sacrificios que debes tomar.

¡Vive tu vida!

Coloca todo en una balanza antes de tomar tu decisión. A veces la vida te llevará a lanzarte de pecho y en ocasiones pasarán meses o años en lo que te sientes lo suficientemente confiado como para moverte hacia algo diferente. No te castigues por eso. Yo he cometido miles de errores que terminaron siendo bendiciones escondidas. Busca claridad, analiza tus valores y escoge oportunidades que te lleven a ser una mejor versión de lo que eres hoy.

¿Te interesan este tipo de artículos? Sigue a nuestro invitado Juan “Juancho” Santiago.

Juancho

Success Mindset Expert

NeuroCoach & Master NLP

Web – juantemotiva.com

Instagram – juanchomasterneuro

Facebook – @juantemotiva

Contacto – JuanTeMotivaS@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: