Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Conoce qué está provocando pronósticos meteorológicos menos precisos

Por Redacción The LatinOH

Los pronósticos del tiempo se han vuelto menos precisos durante la pandemia causada por el coronavirus (COVID-19) debido a la reducción en los vuelos comerciales, según una nueva investigación.

Un nuevo estudio publicado en la revista Geophysical Research Letters de AGU revela que el mundo perdió entre el 50 y el 75% de sus observaciones meteorológicas de aeronaves entre marzo y mayo de este año, cuando muchos vuelos se interrumpieron debido a la pandemia.

Las aeronaves generalmente informan los pronósticos del tiempo al registrar información sobre la temperatura del aire, la humedad relativa, la presión del aire y el viento a lo largo de su trayectoria de vuelo. Con una cantidad significativamente menor de aviones en el cielo, los pronósticos de estas condiciones meteorológicas se han vuelto menos precisos y el impacto es más pronunciado a medida que los pronósticos se extienden más en el tiempo, según el estudio, que es parte de una colección especial de investigación en curso en AGU revistas relacionadas con la pandemia actual.

Los pronósticos del tiempo son una parte esencial de la vida diaria, pero los pronósticos imprecisos también pueden afectar la economía, según Ying Chen, investigador asociado senior en el Centro de Medio Ambiente de Lancaster en Lancaster, Reino Unido y autor principal del nuevo estudio. La precisión de los pronósticos meteorológicos puede afectar la agricultura, así como el sector energético y la estabilidad de la red eléctrica. Las turbinas eólicas dependen de pronósticos precisos de la velocidad del viento y las compañías de energía dependen de los pronósticos de temperatura para predecir cuál será la carga de energía cada día a medida que las personas encienden su aire acondicionado.

«Si esta incertidumbre supera un umbral, introducirá un voltaje inestable para la red eléctrica», dijo Chen. «Eso podría llevar a un apagón, y creo que esto es lo último que queremos ver en esta pandemia.»

Las regiones más afectadas por la reducción en las previsiones meteorológicas han sido aquellas con tráfico aéreo normalmente pesado, como los Estados Unidos, el sudeste de China y Australia, así como regiones aisladas como el desierto del Sahara, Groenlandia y la Antártida. Europa occidental es una notable excepción: sus pronósticos meteorológicos no se han visto afectados, a pesar de que la cantidad de aviones en la región se redujo en un 80-90%.

Esto fue sorprendente, dijo Chen. Chen sospecha que la región ha podido evitar imprecisiones porque tiene una red densamente poblada de estaciones meteorológicas en tierra y mediciones de globos para compensar la falta de aviones.

«Es una buena lección que nos dice que deberíamos introducir más sitios de observación, especialmente en las regiones con escasa observación de datos», dijo Chen. «Esto nos ayudará a amortiguar los impactos de este tipo de emergencia global en el futuro.»

Chen también descubrió que los pronósticos de precipitación en todo el mundo no se han visto afectados significativamente, porque los pronósticos de lluvia han podido depender de observaciones satelitales. Pero marzo, abril y mayo han sido relativamente secos este año en la mayor parte del mundo, por lo que Chen advierte que los pronósticos de precipitación podrían sufrir potencialmente a medida que lleguen las temporadas de huracanes y monzones.

A %d blogueros les gusta esto: