Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

“¡Estoy Ofendido!” – Cómo Trabajar Con Personas Altamente Sensitivas

Por Nuestro invitado Juan Santiago

Qué difícil es bregar con personas altamente “sensitivas”. Cómo se ofenden por todo, tratarlos se convierte en un delicado balance entre mantener la paz y no tirarlos de un avión. La verdad es que la mejor estrategia es ignorarlos.

El problema es cuando se trata de un colega, un amigo o amiga, o un familiar que tenemos que soportar a diario.

Entonces, ¿qué hacemos?

¿Los mandamos al cara…?

Suena interesante, pero creo qué hay alternativas más seguras para nosotros.

Lo que sí podemos hacer es buscar la manera de no caer víctima de sus novelas. Y la mejor estrategia sería aplicando la regla de  NO TOMAR NADA A PERSONAL.

Hay personas tan erradas que se ofenden si las saludas, si no las saludas, si los saludas de lejos, si los saludas demasiado rápido, o si saludas a otros primero que a ellos. Esto es lo que sucede cuando alguien cree que el mundo gira alrededor de ellos. 

Mira este interesante ejemplo…

Hacen unos meses, un tipo me envió un largo mensaje criticando uno de mis videos de mi canal de YouTube, Juan Santiago TV

Aunque estoy acostumbrado a los mensajes hostiles, este me estuvo curioso porque aparentemente le ofendió el que usara gafas en el video.

Si… leíste bien.

¡El tipo se ofendió por unas gafas! 

Pude haberle explicado la ciencia detrás de grabar un video mientras tienes el sol en tu cara, pero eso requiere explicar, y sinceramente dudo que tenga la capacidad mental para entenderlo. 

Así que en vez de ofenderme, me puse creativo. 😉

Cómo soy un profesional, me disculpé por haberle dañado su día con mis gafas. Luego le pedí información de su canal de YouTube, su página web, las revistas para las que escribe, y dónde podía asistir a sus talleres. Obviamente si el tipo criticaba tanto, me imagino que debía ser tremendo en mi industria. Así que por qué no aprender de él. 

¿Puedes creer que nunca me contestó? 

Te traigo mi historia para que veas dos cosas. La primera es que ofenderse es una decisión de ambas partes. La segunda es que el ofendido siempre verá las cosas según su capacidad, su experiencia y su intelecto. 

Así es la vida.

Eso significa que si vez algo que te ofende, también tienes la opción de pensar, “¿Sabes qué? Cómo esto no me gusta, me voy a enfocar en otra cosa” ¿Viste que fácil es? 

Si no te gustan los “posts” de tus amigos en Facebook, puedes ignorarlos, puedes darles unfollow, puedes removerlos, o puedes bloquearlos para que continúes con tu día.

Si se ofenden por eso, el problema lo tienen ellos, no tú.

Así que mantente en tu burbuja de paz e ignora los arranques ajenos. No los contradigas ni trates de razonar con ellos. Perderás tu tiempo, te subirá la presión y se te llenará la cara de arrugas. 

Analiza la situación, discúlpate si fuese necesario, y aclara el mensaje para que no hayan malos entendidos. Si como quiera deciden ofenderse, pues déjalos que se revienten solos. 

Juancho

A %d blogueros les gusta esto: