Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Los adolescentes ante el COVID-19

Por Redacción The LatinOH

​El distanciamiento social como medida para disminuir la propagación del coronavirus (COVID-19) puede ser difícil para los adolescentes ya que los hace sentir desconectados de sus amigos. Muchos también le hacen frente a grandes desilusiones como las cancelaciones o aplazamientos de graduaciones, bailes de graduación, temporadas deportivas, visitas a las universidades y otras actividades planificadas por largo tiempo. 

La Asociación Americana de Pediatría ofrece algunas recomendaciones para ayudar a su adolescente durante estos tiempos difíciles.

Trabajen juntos para crear una nueva rutina.

Ayude a su adolescente a crear una rutina que sea sana y productiva: Mantenga un horario de actividades que funcione con el aprendizaje virtual. Fije una hora para levantarse, hacer ejercicio, bañarse, vestirse, desayunar o lo que sea necesario para empezar el «día escolar».

Si ayuda, deje que su adolescente duerma un poco más de lo normal. Así como lo hacen en los salones de clases, sus teléfonos deben estar apagados durante el trabajo escolar. Mantenga también la televisión apagada durante las horas de trabajo escolar y limite el tiempo que pasan viendo noticias. Programe pequeños descansos y una hora para almorzar.

Haga que la cena sea un tiempo de transición entre el «día escolar» y las actividades de la tarde.

La cena es una buena oportunidad para reunir a toda la familia, hablar y compartir una comida. Intente conversaciones divertidas para empezar, como «cuál fue tu momento favorito del día o «hoy me siento agradecido por…». También puede ser un tiempo en que su familia decide observar juntos un momento de silencio y reflexión.

Permita «tiempo de inactividad». 

Es normal que l adolescentes anhelen privacidad de sus familias. Deles espacio para que tengan tiempo para ellos solos, tiempo para la creatividad, la música y para hablar con sus amigos virtualmente. Esto puede ayudar a aliviar el sentirse aislados de sus amigos o con las dificultades que tengan con los cambios de rutina.

Comuníquese de forma honesta y directa.

Comparta información de lo que está pasando con calma y de forma directa y objetiva para ayudar a tranquilizar sus preocupaciones sobre el virus. Discuta los hechos sobre el COVID-19 y corrija cualquier información falsa cuando la escuche. Refuerce los conceptos básicos, como la importancia de lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara.

Enfatice que quedarse en casa salva vidas. Hable de cómo el distanciamiento social es una manera importante en la que ellos pueden ayudar a disminuir la propagación del virus y proteger a aquellos que corren mayor riesgo. Tenga normas estrictas de «no hacer trampa» y enfatice que NO está bien pasar tiempo con amigos en persona o practicar deportes al aire libre como el baloncesto o el fútbol.

Ayude a sus adolescentes a pensar en el futuro para que cambien su enfoque de lo que han perdido y encuentren maneras para superarlo haciendo planes y estableciendo metas.​

Preste atención a señales de que su adolescente puede necesitar mayor apoyo.

Los adolescentes que se sienten tristes, deprimidos, desesperanzados, nerviosos o enojados durante la pandemia del COVID-19 quizá necesiten de más ayuda.

Pregunte a su pediatra si la salud social y emocional de su adolescente puede ser evaluada durante una visita médica virtual. Durante la visita, el médico preguntará si su adolescente ha sido afectado por problemas como sentirse mal o triste, deprimido o desesperanzado en las últimas dos semanas. El médico podría preguntarle también si su adolescente ha perdido el interés o el gusto por las cosas.

Manténgase alerta a las señales de problemas de salud mental en los adolescentes como irritabilidad constante, cambios en el peso corporal o hábitos del sueño, pensamientos repetidos de acontecimientos poco placenteros y conflictos con amigos o familiares.

Mantenga una conexión sana.

Contacte a otros de manera virtual. Permita que su adolescente permanezca conectado con sus amigos y seres queridos durante el distanciamiento social ya sea por teléfono, mensajes de texto, chats de video o redes sociales. (Recuérdeles que deben revisar la configuración de seguridad por si están compartiendo mucha información privada por internet).

Los juegos por internet con amigos pueden ser algo relajante y divertido para su adolescente. Sin embargo, cerciórese de acordar el tiempo que pueden pasar frente a una pantalla durante los días escolares.

Ayude a que otros se conecten. Muchos adolescentes tienen experiencia para usar tecnología y pueden enseñarle a los padres o abuelos cómo usar chats de video o redes sociales. Esta es también una buena oportunidad para que ellos compartan con ustedes su mundo virtual.

¿Y qué se puede hacer sobre el uso de los medios?

Aunque establecer límites continúa siendo importante, es comprensible que, bajo estas circunstancias inusuales, el tiempo que su adolescente pasa frente a las pantallas probablemente aumente. Trabajen juntos para crear un plan que abarque tiempo virtual y en otras actividades sin dispositivos. Permita que su adolescente tome parte en la elaboración del plan para ayudar a que se adhieran a él.

​Apoye a la familia.

Nuevas responsabilidades. Las rutinas han cambiado, y su familia puede necesitar ayuda adicional para el cuidado de los niños más pequeños o para la limpieza del hogar. Hable con su adolescente sobre las formas en que ellos pueden prestar una mayor ayuda. ¿Por ejemplo, podrían ayudar a planificar o cocinar la cena? ¿Qué tal enseñarles a sus hermanos un baile nuevo o un juego divertido?

Amigos virtuales. 

Pídale ayuda a su adolescente para encontrar maneras creativas para mantenerse en contacto con amigos regularmente. Trate de organizar una «cena virtual» acomodando un computador portátil o un iPad en la mesa para ver a los invitados. O utilice una plataforma de video como Zoom para organizar una fiesta virtual donde todos puedan verse.

Proyectos en familia. 

Sugiera a su adolescente que tome iniciativa para planificar proyectos en los que toda la familia pueda participar, como organizar las fotos de la familia o reconstruir la historia de la familia. Reconstruir la historia de la familia se presta para llamar a los abuelos quienes podrían ayudar a describir tiempos difíciles del pasado y cómo la familia los pudo superar.

Salud de la mente y el cuerpo.

Haga ejercicio por video. Hay muchos en línea, y algunos distritos de parques también ofrecen acceso virtual a clases para hacer ejercicio.

Miren películas o programas de televisión juntos en familia o con amigos de forma virtual.

Cree un blog sobre cómo ha sido la experiencia con el brote del COVID-19.

Comience un libro de recortes o recuerdos que contenga cómo ha sido la vida para un adolescente durante el brote, o un diario familiar donde cada miembro de la familia pueda turnarse para describir los acontecimientos del día.

Participe en un recorrido virtual por un museo o una caminata Cañón del Colorado con el programa Google Earth. Rete a su adolescente para que encuentre 10 lugares que pudiera visitar algún día y por qué.

A %d blogueros les gusta esto: