Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Marcas, rostros, voces y el control de armas

Por Neyssa García Toucet

Marcas que con el tiempo desaparecerán del concreto pero no así del recuerdo y corazón. Rostros desconocidos y presentes que vendrán a la memoria y te transportarán a ese fatídica madrugada del domingo, 4 de agosto.

Una nación se levantó entre lágrimas. Esa misma que se acostó con la inesperada partida de 20 víctimas a causa de un tiroteo masivo en El Paso, Texas, se enfrentó a la trágica muerte de nueve víctimas más en la Ciudad de Dayton, Ohio, a manos de otro tirador.

Oregon District fue el escenario de la estremecedora escena. Un lugar histórico donde diverge la arquitectura comercial y residencial e ilustra la creciente prosperidad de la zona. Poseedora de locales circundantes que van desde galerías de arte, restaurantes, cafeterías y bares.

Espacio de encuentro de diversidad de generaciones que llenaban las calles y quedaban cautivos por el aclamado centro histórico inscrito en el Registro Nacional.

Hoy, las circunstancias lo llevan a enfrentarse a otras memorias. Sus calles volvieron a llenarse. Esta vez, los protagonistas fueron ofrendas florales, peluches, velas, globos, fotos y mensajes exigiendo algún tipo de acción.

Podías recorrer las calles y sentir el dolor de las personas que se acercaban. Algunos lloraban y guardaban silencio, otros se mostraban sorprendidos por como esta segura ciudad había sido atacada sin piedad.

Un hombre de 24 años conocido como Connor Bett abrió fuego de forma indiscriminada contra todo aquel que se encontró a su paso. Este hombre, murió en el acto por medio del esfuerzo de un Oficial de la Policía que se encontraba en el área y que en menos de 30 segundos logró neutralizarlo.

Texas y Ohio dos escenarios similares que hoy traen a la luz el controversial tema del control de armas. Una lucha sin tregua que enfrentan los partidos Demócratas y Republicanos ante un pueblo que ha decidido levantarse para exigir que se haga algo más. Un tema neurálgico que sin lugar a dudas divide al país.

¿Que queda esperar ante una escena que continúa repitiéndose y apaga la voz de personas inocentes?  Acciones concretas por parte de los líderes de la Nación Americana.

“Tenemos que sacar algo bueno, sino grande, de estos acontecimientos trágicos”, expresó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Pero su mensaje parece no ser suficiente para las personas que hoy sufren la pérdida de amigos y familiares.

El control de armas esta vez, no será un tema a evadir, así lo demostró la comunidad en Ohio que desde ya levantó su voz y le exigió a su gobernador Mike DeWine “haz algo”.

Por esas vidas que se apagaron, por esas familias que se enfrentan al dolor, por aquellos que por las circunstancias su salud emocional se afectó y por un país más seguro, el tema del control de armas no se debe esconder bajo un telón. Que cada voz que se apagó sirva de motor para impulsar esfuerzos en pro de una verdadera transformación en la regulación.  

Advertisements
%d bloggers like this: