Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

No vivas en automático

Por nuestro invitado Juan Santiago

Es sábado, me acabo de levantar, y mis chicos están hambrientos. Así que entre dormido y despierto me monté en el carro para ir a una panadería que queda cerca de mi casa. Cómo mucho me tomaría unos diez minutos en regresar.

Media hora después me di cuenta que tomé la ruta hacia mi oficina. Sin darme cuenta le pasé por el lado a la panadería, le eché gasolina al carro, me trepé en la autopista, y pasé el peaje. Si no fuese por la llamada de mi hija, probablemente hubiese seguido como si andara en piloto automático.

¿Te ha pasado lo mismo?

Aunque todos tenemos nuestros despistes, comparto mi experiencia para que veas que nadie es inmune a caer en el trance de nuestras rutinas diarias.

Como zombies andamos por la vida repitiendo las mismas acciones, tomando las mismas decisiones, peleando con los mismos problemas, comiendo la misma comida, tolerando las mismas injusticias, ejercitando en el mismo gimnasio, soportando la mismas personas tóxicas, vacacionando en los mismos lugares, rodeándonos de las mismas personas, siguiendo los mismos consejos,… Y en ningún momento se nos ocurre preguntarnos:

  • ¿Estaré yendo en la dirección correcta?
  • ¿Estaré acostumbrado a la mediocridad?
  • ¿Y si hay algo que debo mejorar?
  • ¿Y si esta estrategia no sirve?
  • ¿Y si debo cambiar mi actitud?
  • ¿Seré víctima de mis rutinas?
  • ¿Qué realmente quiero para mi?
  • ¿Qué debo cambiar para que suceda?

Vivir en automático es peligroso porque nos hace creer que el éxito y la felicidad es cuestión de suerte. Por ende, seguimos haciendo lo mismo esperando resultados diferentes. Que loco, ¿verdad?

Pero como tú no eres un zombie, aquí tengo tres maneras de romper con esos hábitos que te limitan:

1. ¡Detente!

Es imposible ver tus errores si no haces una pausa y observas lo qué haces. No seas como esa gente que siempre andan corriendo para llegar a ningún lado. Medita sobre tus acciones. Luego compáralo con tus resultados. Si una no te lleva a la otra, cambia la estrategia o ajusta la meta.

2. Abandona tu zona cómoda.

¿Sabes porqué los coaches varían las rutinas de sus atletas?  Porque si hicieran lo mismo, su desempeño se estancaría. Lo mismo sucede en tus relaciones, en tu trabajo o en tu negocio. Así que si quieres progresar, toma la iniciativa y haz cosas diferentes. Sé esporádico de vez en cuando. Toma riesgos. Sigue tu intuición. Abandona tu zona cómoda y da los pasos que te llevarán a lugares nuevos. 

3. Vive con intención.

A diferencia de andar en automático, aquí requiere que estés bien pendiente a lo qué haces, a lo que piensas, a lo que dices, a la gente con quién te asocias, a tus opciones, y en qué pones tu atención y tus energías. Mantén tus ojos bien abiertos y da el máximo en todo lo que hagas.

Juancho

Website – juantemotiva.com

YouTube – Juan Santiago TV

Instagram – juantemotivaoficial.com

Facebook – juantemotiva

A %d blogueros les gusta esto: