Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

¿Qué hacer cuando la vida te “jamaquea” a tí?

Por nuestro invitado Juan Santiago

Oficialmente hoy, 28 de enero se cumple un mes desde que Puerto Rico comenzó a ser abatido por una serie de temblores. Según los expertos, en menos de un mes hemos tenido sobre dos mil sismos que destruyeron o afectaron hogares, edificios, escuelas, iglesias y estructuras históricas en el área sur de la isla, dejando a miles sin hogar, sin educación y sin empleo.

Por mi parte te digo que los sentí todos. Especialmente el terremoto de 6.4 que nos despertó el 7 de enero a las 4:25 a.m. Tan pronto lo sentí, mi esposa y yo salimos corriendo. Ella al cuarto del nene y yo al cuarto de mi hija donde la encontré debajo de su mesita, tal y como lo había practicado en la escuela. Al día de hoy, lo único que recuerdo es verla así tan asustada e indefensa.

La cosa es que no hay temblor, huracán o accidente más poderoso que un “jamaqueo” que nos estremece el corazón. Todos hemos pasados por momentos que nos estrujan hasta el alma. Para unos puede ser un accidente y para otros puede ser un desamor. Lo que importa es que la estrategia funciona para todo tipo de dificultades.

Así que hoy te comparto una estrategia que fortalecerá tanto tu mente como tus emociones para que no haya jamaqueo que te tumbe al piso.

Lo que puedes controlar versus lo que no puedes controlar

En la vida hay cosas que están completamente fuera de tu control. Por ejemplo, los terremotos, los huracanes, los meteoritos, los volcanes, la lluvia, los accidentes, las enfermedades, los comentarios de Trump, los cambios en la bolsa de valores, las decisiones de tu compañía, las porquería de programas que colocan en MTV, que se rompa el condón, o el que la lluvia arruine los adornos de tu costosa boda.

Claro que puedes y debes prepararte ante la eventualidad de que ocurra un problema. Pero por lo general, no puedes hacer un pepino para evitarlo.

Tu poder está en enfocarte en lo que sí puedes hacer. Por ejemplo, durante estos eventos yo estuve por dos semanas en mi casa con mi esposa, mis dos hijos, mi mamá, mi abuelita de 102 años (que constantemente me insultaba porque se le olvidaba quien yo era), con la señora que ayuda a cuidar a mi abuela, con familiares que visitaban, con los vecinos que estaban aterrados y con la incertidumbre de cuando todo esto acabará. A eso añádele la presión de no saber si mis hijos tenían escuela y si mi esposa podía regresar al trabajo.

Esos son los momentos donde me pregunto, “¿Qué ca**j* puedo hacer?”

Puedo sentarme a ver las noticias y seguir hablando de lo sucedido, o puedo hacer algo constructivo con mi tiempo. En mi caso, trabajé en mi libro o en otros proyectos. Mis hijos hicieron lo mismo en las cosas que le gustan. Los temblores seguían ahí pero cada segundo me recordé que el que controla mi mente soy yo. Lo mismo te lo recuerdo a tí.

Si te fijas, el evento no es lo que nos afecta sino cómo tú lo percibes. Y si no puedes encontrar lo positivo, mantente neutral. Haz lo que puedas dentro de tus limitaciones y enfócate en que puedes hacer ahora. Agradece que estás vivo y que puedes reinventarte.

La lección aquí es que tú siempre tienes dominio sobre lo que piensas, lo que sientes y lo que hagas. No permitas que las noticias sensacionalistas te infecten con especulaciones y negatividad. Retoma el control de tu vida y trabaja en lo que está a tu alcance ahora.

Juancho

Web juantemotiva.com

Instagram juanchomasterneuro

Facebook juantemotiva

Advertisements
%d bloggers like this: