Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

¿Que lograrías si no tuvieras miedo de fracasar?

Por nuestro invitado Juan Santiago

Desgraciadamente la palabra fracaso le han creado una reputación tan desagradable que la comparo con la del “pollo misterioso” de algunos restaurantes orientales.

Así les llames errores, caídas, bloopers, derrotas o metidas de pata, cada uno de esos eventos no son otra cosa que un requisito necesario para ser exitoso.

Míralo así, si el dios del baloncesto, Michael Jordan no hubiese pasado por tantos rechazos durante sus comienzos quizás nunca hubiese desarrollado la disciplina y el enfoque que lo llevó a ser el ícono que aún es. Muchos querían lo mismo que él pero solo Michael estuvo dispuesto a usar sus fracasos como trampolín hacia el éxito. Y tú, ¿harás lo mismo?

Como aún no nos conocemos te pediré que desde hoy en adelante no creas nada de lo que escriba. Es más, te aconsejaré que no le creas a nadie. Mejor analiza la información y aplícala para que llegues a tus propias conclusiones, comenzando por comprobar que debes fracasar para ganar.

Haz el experimento y estudia escoge a alguien que admires. Luego conviértete en investigador y estudia sus comienzos. Busca su biografía, sus videos, entrevistas, sus libros, lo que sea que te pueda brindar una imagen de lo que tuvo que pasar para llegar a donde está.

El Reto de Rick Allen

Por ejemplo, Rick Allen, el baterista de una de mis bandas favoritas, Def Leppard, perdió su brazo izquierdo luego de sufrir un aparatoso accidente automovilístico. Situación que se pudo haber evitado si no estuviese conduciendo tan rápido en su nuevo Corvette. 

Imagínate eso…. eres el baterista de una de las bandas de rock más famosas del mundo, estas a meses de comenzar una gira mundial para promover tu nuevo disco y ahora te falta un brazo.

¿Que tu harías en esa situación?¿Engancharías los guantes?

Pues fíjate que el chico ni se rindió ni se sentó a jugar a la victima. Por sus pantalones decidió levantarse y dedicarle cada día a buscarle una solución a su nuevo dilema.

Gracias a su nueva determinación, y con la ayuda de un amigo experto en electrónica diseñaron un sistema que se integraba con su batería para que sus pies pudieran hacer las partes que normalmente tocaba con su mano derecha.

Día y noche practicó con este sistema con la fe de que regresaría a la tarima. En Agosto 16 del 1986, caso dos años después del accidente finalmente se reintegró de lleno al grupo para tocar en uno de sus espectáculos más grandes de la época. Demás está decirte que fue tan emocionante para Rick como lo fue para sus compañeros y para el público que lo esperaba.

Si te fijas la historia de Rick Allen es mucho más que la de un rockero famoso. Su historia es una verdadera inspiración para todo el que teme fracasar porque se dejan llevar por sus circunstancias.  

Personalmente aprendí de esta historia que perdemos demasiado tiempo enfocándonos en el miedo al fracaso cuando deberíamos estar ocupados trabajando hacia lo que queremos.

También aprendí que la vida siempre está lista para darnos lo que necesitamos siempre y cuando tengamos la fe necesaria para continuar a pesar de la adversidad.

Puedes seguir a Juan Santiago “Juancho”, NeuroCoach en juantemotiva.com o en su canal de YouTube Juan Santiago TV, en Facebook como @juantemotiva y en Instagram como @juanchomasterneuro

Advertisements
%d bloggers like this: